Más de mil presos comparten sus comidas en Mérida

En el Centro Penitenciario de la Región Andina (CEPRA), ubicado en el estado Mérida conviven 1.119 privados de libertad que se alimentan un poco mejor tan solo cuando sus familiares les llevan comida y deben compartirla con el resto de los compañeros.

El Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) tiene denuncias que en CEPRA desde el Ministerio de Servicio Penitenciarios tan solo le suministran dos comidas diarias, cuando lo correcto es el desayuno, almuerzo y cena; la cantidad de alimentos es poca, tampoco es un menú variado, muy similar al resto de los penales, frijoles y arroz es lo común, con la diferencia que acá también les dan pasta, pero no existe un balance alimenticio que reúnan las 2.800 calorías que deben ser consumidas diariamente.

Los mismos privados de libertad tienen huertos pequeños con tomates, pimentón, ají y auyamas, pero que escasamente alcanza para los mismos que siembran.

Según la denuncia que hacen llegar a OVP los presos de Cepra comen un poco mejor cuando su familia los va a visitar y les llevan comida, pero existen privados de libertad que la familia no puede acudir al penal porque no son de la ciudad y la situación económica no se los permite, por lo que muchos presos comparte con otros compañeros lo que le llevan sus seres queridos pues las condiciones de todos es crítica.

Otra denuncia grave que maneja el OVP de este centro penitenciario es que no tienen agua potable, el agua que reciben es amarilla y con tierra, por lo tanto debe ser la familia quien suministra el agua, la cual están usando solo para tomar, se asean y lavan su ropa con el agua amarilla del penal a la que tienen acceso más de mil internos que permanecen en Cepra.

Los presos de la región andina no escapan de la crisis de salud y  presentan muchos padecimientos como son las enfermedades en la piel (sarna, abscesos), padecen muchas enfermedades estomacales como: los dolores de vientres contantes, vómitos y continuas diarreas, sin tener una adecuada atención médica.   

Prensa Observatorio Venezolano de Prisiones

Foto: Cortesía