Muere Colombiano preso en la cárcel de Uribana

El cadáver de Saúl Gómez Bayona, de 62 años de edad, privado de libertad del Centro Penitenciario David Viloria, mejor conocido como la cárcel de Uribana fue trasladado hasta la morgue del Hospital Central Antonio María Pineda de Barquisimeto, estado Lara, a las 3 de la madrugada de este miércoles 14 de noviembre del 2018. Fueron los funcionarios del Eje de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) quienes buscaron el cuerpo al penal.

Saúl estaba recluido en el modulo 1 de Uribana, un recinto para procesados, aunque el fallecido estaba penado a 17 años de prisión por el delito de violencia sexual agravada y actos lascivos y debía encontrarse en la Comunidad Penitenciaria Fénix, penal que fue inaugurado para los presos que ya tienen una condena firme. Saúl era natural de Santander, Colombia y estaba residenciado en Los Teques en el estado Miranda en el momento de su detención.

El equipo del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) conoció que fue esta mañana que en la morgue del estado Lara le practicaron la autopsia al preso colombiano y el patólogo determinó que murió a causa de un paro cardiaco, según la evaluación forense ya había sufrido varios ataques al corazón. En las afueras de la medicatura forense no había ni un solo representante del Ministerio de Servicios Penitenciarios que se hicieran cargo de los trámites del interno colombiano, así mismo se conoció por parte de los reos del penal que ningún funcionario se había comunicado con la familia.

“Ese pure, el colombiano, murió anoche y aquí no han llamado a la familia seguro lo hacen en la noche o algún compañero, porque eso es costumbre de ellos, no decir nada, si no es por nosotros la familia no se enteran que es lo que pasa”, expresa un recluso al equipo de OVP. Efectivamente este miércoles no había llegado familiar alguno, ni a la morgue, ni a la sede del Eje de Homicidios del Cicpc Lara.

Los presos de Uribana están angustiados aprovecharon para denunciar al OVP que los estaban dejando morir de hambre y a los que están enfermos no les brindan atención médica, “si hablamos, o nos quejamos aquí lo que nos ofrecen es tabla”, explican los reos.

“Las medidas provisionales que sean necesarias y efectivas para evitar la pérdida de vidas y los daños a la integridad física, psíquica y moral de todas las personas que se encuentran privadas de libertad en la Cárcel de Uribana, de las personas que puedan ingresar en el futuro en calidad de internos al centro penitenciario, así como de quienes allí laboran y de quienes ingresen en calidad de visitantes”, así reza una de las medidas provisionales emitida el 2 de febrero del 2007 por la Corte IDH, para la cárcel de Uribana recuerda Humberto Prado, coordinador general del OVP.

Prado además aseguró que en Uribana continúan muriendo presos por diversas causas y patologías y el Estado sigue haciéndose de la vista gorda ante tal situación. “Desde OVP como organización de defensa de los Derechos Humanos de los privados de libertad se continuará visibilizando y denunciando cada uno de estos hechos irregulares de los que son víctimas los presos de nuestro país”, recalca el coordinador general de OVP.

Trasladado de Miranda a Lara

Saúl estaba detenido desde el mes de julio del 2010 cuando fue detenido en el estado Miranda, contaba con una sentencia firme desde octubre del 2010, estuvo recluido en el Rodeo II estado Miranda y fue trasladado hasta el estado Lara.

Según el expediente 4E-179-10 y el Tribunal Cuarto de Ejecución del estado Miranda al que el equipo de la OVP tuvo acceso, este privado de libertad el 26/10/2014 año para el que ya había cumplido cuatro años y tres meses de la pena, el reo podía optar por la medida de trabajo fuera del establecimiento o destacamento de trabajo. Con el cumplimiento de cinco años y ocho meses de prisión el 26/03/2016 podía optar por régimen abierto, Saúl llevaba detenido según su condena 8 años y no había gozado ninguno de estos beneficios que están establecidos en el Código Orgánico Procesal Penal.

Prensa Observatorio Venezolano de Prisiones