Noticias

Denuncian maltratos y requisas violentas en cárceles de Lara

Preocupación y malestar entre familiares de los privados de libertad fue lo que dejó la irrupción del Grupo de Respuesta Inmediata y Custodia (GRIC) del Ministerio de Servicios Penitenciarios en la Comunidad Penitenciaria Fénix y el Centro Penitenciario David Viloria, mejor conocido como Uribana, ambos ubicados en el estado Lara.

Familiares de los presos de ambos penales se comunicaron con el equipo del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) para relatar los maltratos de los que han sido objeto las mujeres y hombres allí recluidos.

Durante el fin de semana, el grupo GRIC llegó a la Comunidad Penitenciaria Fénix, se instaló en el área de los hombres e hizo una requisa exhaustiva en todas las torres. Lo  mismo pasó en el anexo femenino de ese penal, donde conviven 210 mujeres.

Los familiares relataron que a los hombres les botaron algunos de sus objetos personales, destrozaron colchonetas y además fueron sometidos a maltratos verbales. La misma situación pasaron las mujeres, a quienes además amedrentaron los custodios del Ministerio.

Según se pudo conocer, a raíz de esta requisa a los presos de dicho penal les suspendieron la paquetería hasta nuevo aviso. Solo permitirán el paso de algunos alimentos, únicamente cuando sus familiares vayan de visita.

Posteriormente, este mismo grupo GRIC se desplazó el sábado 6 de noviembre a Uribana y, según informaron al OVP, en el momento de pasar la lista faltaba un recluso, por lo que hicieron el conteo en varias ocasiones.

Según los relatos de los familiares, la requisa fue violenta y destrozaron paredes. Los presos fueron presuntamente agredidos con garrotes; mientras que el mismo grupo, en su mayoría conformado por hombres, ingresó al anexo femenino de Uribana, donde sobreviven 143 féminas, con la excusa de revisar, pero maltrataron a las reclusas.

Trascendió que en el anexo femenino, los funcionarios supuestamente se apropiaron hasta de la comida y en el área de hombres también hicieron lo propio.

Los familiares de ambos penales están preocupados porque el domingo desde Fénix sacaron a Carlos Javier Peña Ocanto y Edixon Javier Díaz, de 25 y 35 años de edad, con heridas por arma blanca en la región auricular izquierda y el otro en el cuello, aunque la versión que dieron era que se trataba de una riña, temen que sean por los maltratos.

Mientras que en Uribana aseguran que los presos que están en el módulo 7 se encuentran  aislados en el área de visita. “A ellos son los que tienen castigados y todos estos días les han pegado, necesitamos que el Ministerio Público investigue esta situación”, es la exigencia de las madres de los presos, quienes aseguran además que dentro del recinto hay reclusos heridos que necesitan atención médica.

Prensa Observatorio Venezolano de Prisiones