Doce presos se escapan de calabozos de Barinas

Los calabozos siguen siendo escenario para que se den fugas masivas, en está ocasión fue en un puesto de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) del estado Barinas y la posterior muerte de uno de los doce prófugos según pudo conocer el Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP).

Era un puesto de Tránsito Terrestre en donde las personas que estaban allí pasaban por alguna falta al conducir, calabozos que no albergaban más de cinco personas en un día, ahora tienen a más de cien en espacios reducidos y por tiempo indefinido. Humberto Prado, coordinador general de OVP indica que la encargada de Asuntos Penitenciarios no ha hecho más que trasladar el problema de las cárceles hacia los calabozos y ha causado un gran hacinamiento en cada estación policial del país.

“No otorga los cupos a los penales por lo que la encargada de este Ministerio viola la ley al tener personas en calidad de detenidos en calabozos donde los espacios son reducidos, en donde no tienen ni donde hacer sus necesidades, no tienen acceso al sol, las visitas son de minutos y no ven a sus hijos.

Los calabozos no tienen las condiciones mínimas para albergar a presos más de 48 horas que es lo que establece la ley y esta señora los tienen allí hasta por años”, explica Prado.

En esta ocasión la fuga masiva fue de doce internos y el puesto de la PNB está ubicado en la avenida San Agustín Codazzi de Barinas, según conoció el equipo de OVP.

La fuga fue del calabozo 1 y se realizó aproximadamente a las 2:30 de la madrugada de este domingo una vez que sometieron a dos funcionarios policiales que estaban de guardia y que según señalan los uniformados fue dirigida por dos de los internos.

Los presos fugados fueron identificados como: Diego Fernández Pinzón Díaz, Kevin Miguel Contreras Contreras, Yohendry Manuel Azuaje Azuaje, Juan Carlos Cadenas Arroyo, Leonardo Alexander Santos Escalona, Miguel Alexander Lizcano Terán, José Antonio Gotopo Salas, Yonny Raúl Román Pérez, Carlos Omar Oropeza Cortes, Aníbal José Gil García, Pedro Bolívar y Dilson Oswaldo Soto, este último asesinado dos hora después de la fuga por los mismos funcionarios de la PNB,  un disparo en el abdomen y otro en el pecho acabaron con su vida.

El coordinador general de OVP viene advirtiendo la grave situación de hacinamientos en los calabozos, situación que lleva a que fácilmente sea vulnerada la seguridad de estos recintos que no poseen la infraestructura adecuada para albergar a más de cien personas a la misma vez y que además son custodiadas por funcionarios preparados para brindar la seguridad a un ciudadano y no para cuidar presos.

“El hecho de que después maten a un preso una vez se haya fugado también se ha convertido en una política del Estado”, expresa Prado.

Es de resaltar que a una semana de la fuga masiva de Margarita donde se evadieron 60 presos también de una base policial, ahora se registra otra fuga de este tipo.

Muerto por tuberculosis  

Otra de las cosas que ronda los calabozos policiales es la muerte y no por hechos violentos las enfermedades, la desnutrición y el hambre sigue acabando con sus vidas y OVP tuvo conocimiento de una muerte más.

En una comisaría de la Policía regional ubicada en el sector Prados del Norte en Carorita al norte de Barquisimeto estado Lara, allí albergan 42 presos, uno de ellos era Argendris Alexis Ramírez Álvarez de 24 años de edad, quien estaba procesado, llegó a pesar 40 kilos, estaba muy débil y delgado. Su madre aseguró que se lo sacaron a un centro asistencial porque ella no se fue de la comisaría pidiendo que lo atendieran.

Precisamente el sábado en horas de la tarde lo sacaron hasta el Centro de Diagnóstico Integral (CDI) de Tamaca, fue evaluado todos sus síntomas eran compatibles con una tuberculosis por lo que se ordenó una prueba de esputo la cual debía ser recolectada y llevada este lunes para el Hospital Luis Gómez López, único centro de salud especialista donde se hacen estos exámenes, en vista que el preso estaba muy descompensado fue referido al Hospital Central Antonio María Pineda donde fue ingresado a las 6:45 de la tarde del sábado pero murió.

Humberto Prado, coordinador general de OVP exige una investigación exhaustiva e inmediata para el caso de la fuga y por la muerte del recluso a consecuencia de tuberculosis que son responsabilidad del régimen.

Prensa Observatorio Venezolano de Prisiones