Noticias

Entre 50 y 30 kilos rebajaron presos de Cumaná trasladados a El Dorado

Pálidos, cadavéricos y muertos de hambres así fue la descripción que dieron de los 19 presos que llegaron el 10 de junio al Internado Judicial de Cumaná, estado Sucre, ellos venían de El Dorado, 18 de ellos fueron rechazados pero antes de retirarlos fueron golpeados salvajemente y uno de ellos fue recibido pero estaba muy enfermo y a los tres días de haber llegado murió de un presunto paludismo.

José Agustín Astudillo Dimas (31) estaba penado, fue preso del Internado Judicial de Cumaná donde permaneció por tres años, pero hace dos años y medio que lo trasladaron a El Dorado, su familia no lo visitaba, relataron algunos compañeros de dicho penal al equipo del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), quienes además comentaron que era poco lo que comía pues la comida que recibían era de muy mala calidad, en ocasiones eran bollos solos, otras veces agua de arroz o agua de lenteja y este alimento no era solo para él, es para toda la población carcelaria o  por lo menos los que estaban en máxima.

Los 19 presos trasladados desde El Dorado rebajaron entre 50 a 30 kilos según confiesan familiares que no quisieron identificarse por temor a represalias, comentan que una vez que llegaron al penal de Sucre fueron 18 los presos rechazados, pero los funcionarios del Ministerio de Asuntos Penitenciarios por una supuesta orden del director de ese penal les proporcionaron una paliza, para ello usaron una tabla. Estos reclusos estaban en ese penal con anterioridad pero el 25 de junio del 2018 luego de participar en un motín donde sometieron a trabajadores fueron trasladados, 24 presos fueron para El Dorado y siete internos entre los que estaban los líderes del penal a Vista Hermosa, ambos penales ubicados en el estado Bolívar.

 Los presos rechazados fueron trasladados hasta el Centro Penitenciario Agro productivo José Antonio Anzoátegui, mejor conocido como Puente Ayala, ubicado en el estado Anzoátegui llegaron a la parte donde tienen régimen. Mientras a José Agustín lo dejaron en Cumaná y un día después de su llegada trasladado hasta el Hospital de ese estado, allí fue recibido por los médicos quienes pidieron algunos de los antibióticos para atender al reo, aunque muchos no fueron conseguidos, este no podía respirar bien, presentaba dolores en la espalda, fiebres altas, además su piel estaba muy oscura.

No hubo diagnóstico para lo que tenía José Agustín, quien murió el 13 de junio tras permanecer dos días hospitalizados sin poderse mover, fueron nulos los exámenes practicados según pudo conocer OVP pero la sospecha era que el joven tenía Paludismo, enfermedad que había contraído en El Dorado, en la causa de muerte aparece que fue un paro respiratorio. El preso murió pesando 30 kilos “estaba en el hueso” decían sus compañeros y se conoció que habría rebajado al menos 50 kilos.

“El compañero nunca fue sacado el pedía ayuda porque tenía fiebre, ya la comida no le pasaba, pero nunca lo atendieron, así como él aquí son constantes las muertes por enfermedades  y nadie nos brinda ayuda, estamos olvidados”, asegura un privado de libertad de El Dorado quien contacto al OVP y su identidad fue resguardada.

Golpeados y aislados

De los 18 presos trasladados ahora Puente Ayala trascendió que además de ser brutalmente golpeados según denuncias de los familiares, al llegar a Sucre ahora se encuentran aislados no han tenido contacto alguno con sus familiares y ellos temen por su vida, los han tildados de negativos e inclusos existen traslados de amenazas al Rodeo o al estado Lara.

Los presos se encuentran fallos de peso y esto debido a la mala alimentación, supieron que en este penal de Anzoátegui no es mucho la diferencia pues también reciben poca comida, según denunciaron a OVP. Familiares expresan preocupación ante estos traslados arbitrarios, relatan que en un año que estuvieron en El Dorado cada viaje era más de 100 mil bolívares en efectivos eran más de diez horas en la vía situación que dificultaba cada vez más una visita, muchos son procesados han tenido problemas con sus juicios y es que al no ser traslados ante los jueces sus audiencias se difieren una y otra vez, retrasando su proceso, causas que originalmente son de Cumaná.

OVP a través de su coordinador general Humberto Prado ha denunciado reiteradamente este tipo de violaciones como son los traslados de presos como forma de castigo de un penal a otro, alejándolos de su penal de origen, causando un retardo en sus procesos judiciales, la mala alimentación que existe en cada recinto carcelario, así como la falta de atención médica y el brote de enfermedades en los penales.

Humberto Prado reitera que cada muerte, cada hecho y cada violación de los derechos humanos que se registra dentro de los penales venezolanos son responsabilidad del Ministerio de Asuntos Penitenciarios porque es bajo su tutela que se encuentran cada uno de los presos de los penales venezolanos.

Prensa Observatorio Venezolano de Prisiones