Motín en cárcel de topo chico en México deja 52 muertos entre presos y trabajadores

Familiares de los presos del Penal de Topo Chico se agolparon frente a la entrada del centro de reclusión.
Familiares de los presos del Penal de Topo Chico se agolparon frente a la entrada del centro de reclusión.

Un total de 52 personas han muerto como consecuencia de un motín registrado en la madrugada del jueves en el Penal de Topo Chico, en el noreste de México, según ha informado el gobernador del Estado de Nuevo León, Jaime Rodríguez.

Según ha informado el diario «Milenio» en su edición digital las víctimas mortales son presos y algunos celadores. En el interior del centro penitenciario se han registrado «detonaciones» e «incendios», así como una «fuerte movilización» policial para poner fin a los altercados.

Varios vecinos han relatado que un grupo de presos se ha hecho con el control de uno de los pabellones de la prisión en torno a la medianoche del miércoles al jueves y lo ha incendiado. Las autoridades estatales no han dado por el momento ningún balance oficial de heridos y víctimas mortales.

Bandas rivales

Los cabecillas de las dos bandas que ocasionaron el suceso son Jorge Iván Hernández Cantú «el Credo» y Juan Pedro Salvador Saldívar Farías «el Z27».

«El Credo» es considerado cabecilla de Cártel del Golfo y presuntamente controlaba parte del centro penitenciario y fue detenido en noviembre de 2012 en Monterrey, capital de Nuevo León, por el Grupo Antisecuestros en el marco de una operación que se saldó con la captura de 24 miembros de una banda criminal que confesaron al menos 48 homicidios, según informaron entonces medios locales.

Los altercados en la prisión han provocado que las autoridades desplieguen al Ejército en la zona, además de agentes de la Fuerza Civil y de la Policía de Monterrey.

«El Z27», que llegó a ser jefe regional del cártel de Los Zetas, fue detenido a finales de 2013 e identificado, junto a su hermano, como autor material del asesinato del estadounidense David Hartley en septiembre de 2010.

Este criminal también estaría implicado en el ataque a agentes de la oficina de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE) en el estado de San Luis Potosí, en el centro norte de México.

Los Zetas nacieron como un brazo armado del Cártel del Golfo, pero en marzo de 2010 rompieron con esa organización y desde entonces han protagonizado los más cruentos casos de violencia registrados en el país en su lucha por ganar territorios.

Bajo control

Las autoridades del estado de Nuevo León han asegurado que la situación en el Penal de Topo Chico está «bajo control», al tiempo que han descartado una fuga de presos como consecuencia del motín registrado en la madrugada del jueves.

«En relación a los hechos ocurridos en el Penal del Topo Chico se informa de que la situación está bajo control desde las 1:30 horas», ha asegurado el Gobierno de Nuevo León, en un mensaje publicado en su cuenta oficial de la red social Twitter.

Topo Chico, uno de los centros penitenciarios más antiguos de Nuevo León, tiene alrededor de 3.800 internos, informó Rodríguez, quien indicó que en las próximas horas darán a conocer el nombre de las víctimas una vez hayan sido plenamente identificadas.