Seis muertos Por falta de atención siguen muriendo los presos en Uribana

“Yo quiero que mi Dios me lleve. Ya no aguanto”, llorando le expresaba Rainer José Silva de la Cruz, (21) a su madre, le decía que tenía mucho dolor, ella le pedía que comiera, pero él le decía que tenía hambre pero no podía comer, le dolía la garganta.

“Mi hijo lo que se lo estaba comiendo era un cáncer por dentro. Me lo mataron aquí en la cárcel todo esto se ha podido evitar. Mi pobre hijo murió con hambre”, comenta Reina de la Cruz, al equipo del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP).

La señora Reina, relata que hace cinco meses su hijo comenzó con un dolor de oídos y le detectaron una otitis. Desde ese momento ella se comenzó a mover en tribunales para que lo sacaran a un centro asistencial, pero de allá le indicaban que la Juez solo recibía escritos, aunque los hizo no le prestaron atención, fue a la Defensoría del Pueblo allí también le dieron un escrito para tribunales no le dieron respuesta, cuando lo hicieron indicaba que todo dependía del director de Uribana, mientras este le decía que era el tribunal y así era “peloteada” de un sitio a otro, mientras su hijo se complicaba.    

Hace dos meses lo llevaron al Hospitalito área ubicada dentro del penal, una vez que fue pasado a ese lugar, del mismo recinto carcelario le indicaron que tenía que llevarle comida todos los días y tratamiento. La madre del preso cuenta al OVP que ella se gana la vida lavando y planchando en casas,  eran sus patrones quienes la ayudaban con la comida y el pasaje diario al penal que era de 500 bolívares, “lleve 15 cajas de antibióticos y había veces que no le llegaban se perdían”.

La madre del preso además asegura que su hijo en 16 días perdió 20 kilos, la señora Reina se le corta la voz dice que ella padece del corazón además de la tensión y todos los días sacaba fuerza para atender a su hijo, era lo único que tenía.  

Mientras se complicó solo dos veces lo llevaron al Hospital Central de Barquisimeto, una de esas veces fue el miércoles 16 de enero, le vieron la pelota de la garganta y le dijeron que era una infección sin embargo le mandaron hacer un estudio. El viernes 18 de enero Rainer José tuvo visita, fue la última vez que su madre lo vio con vida, “llegue a las 6 de la mañana, entregue los remedios, la comida y me dejaron pasar a las 12 del mediodía, solo estuve con él dos horas, siento impotencia, ese día salí con mucho dolor de ver como estaba y fue uno de esos días que los remedios se perdieron”.

Pasaron los días el jueves 24 el doctor mando una nota diciendo que Rainer José estaba respondiendo al tratamiento y el 25 de enero a las 2 de la tarde Reina de la Cruz recibió una llamada del penal preguntando desde cuando no iba por su hijo, ella contesto y de inmediato sabía que algo pasaba, otro familiar tomó el teléfono y le dijeron que el joven había muerto.  

Reina de la Cruz, le expresa al equipo de OVP que nada le regresará a su hijo, pero quiere denunciar lo que allí pasa porque todos los presos que están en el Hospitalitos parecen “cadáveres ambulantes” reitera que son muertes que se pudieron evitar pero al no tener una debida atención médica fueron los causantes de esos decesos.

Rainer José, estaba preso por robo, el 14 de febrero cumplía los 3 años detenidos, había asumido los hechos el mismo año que fue detenido y fue penado a 8 años de prisión.  Tenía casi 3 años esperando porque en Juicio 4 le dieran los cómputos.

Pero Rainer no fue el último muerto.

“Una bacteria los está matando”

El domingo 27 de enero se registró la sexta muerte de un preso de la cárcel de Uribana, la víctima fue identificada como: Luis David Hernández Senteno (25), su autopsia indica que murió a consecuencia de un shock séptico, peritonitis intestinal e  infarto intestinal.

Relata al OVP Siorgelis Martínez que su hermano desde el 6 de enero estaba presentando cuadros de fiebre, el 12 de enero lo visitaron y fue cuando supieron de su condición. Otra visita se dio el 18 de enero y estaba peor la fiebre no cesaba, le decía que no sabía que pasaba y que no podía comer porque le dolía el estómago, desde allí comenzaron las evacuaciones líquidas. El sábado 26 de enero sus propios compañeros lo sacaron de la celda, estaba muy descompensado. “Le dieron patadas al portón para que lo sacaran” Luis David fue trasladado para el Hospital Central y fue ingresado a las 9 de la noche de ese día.

“Por su condición de ser un preso nadie lo miraba, ni me lo atendía, lo hicieron bien tarde, allí dijeron que era una peritonitis”, cuenta la hermana del detenido. A la familia les mandaron a comprar cuatro compresas, cuatro pares de guantes y siete soluciones, al menos 300 mil bolívares gastaron en ello, lo consiguieron para el domingo 27 de enero en horas de la mañana y mientras Luis David seguía tirado en una camilla. Según Siorgelis un suero fue que le colocaron a su hermano a las 2 de la tarde porque estaba muy deshidratado y a las 6 de la tarde cuando fue a pararse porque tenía ganas de orinar, le dio un paro respiratorio fue entubado, pero a las 9:45 de la noche de ese domingo 27 de enero falleció.

La hermana de Luis David, al igual que la madre de Rainer aseguran que ya nada va a revivir a los muchachos, manifiestan que muchos jóvenes están enfermos y no les parece justo que sean tratados como “animales” cuando están pagando un error.

“Allí comen muy mal, siguen dándole la comida en las pipas sucias, donde le llegan las moscas y son revueltas con una cabilla, mientras allí no tengan un aseo las enfermedades van a seguir proliferándose. Lo que los está matando es una bacteria”, manifiesta la hermana de Luis David al OVP.

“Mi hermano murió siendo inocente. Estaba detenido por robo de un teléfono, resulta que ese teléfono era de aquí mismo de la casa, mi papá llevó la factura, la presentó en tribunales, pero allí quedó”. Luis David el 2 de enero cumplió dos años presos, a él se le efectuó su audiencia de presentación pero nunca una preliminar.

Con estos dos jóvenes son seis los presos que han muerto el Centro Penitenciario David Viloria conocido como Uribana, durante el mes de enero del 2019, todos por condición de salud.

La situación dentro del penal ha causado alarma entre familiares quienes han protestado pidiendo el cese de las muertes en la cárcel, hasta ahora no existe pronunciamiento de parte de autoridades del penal, por los mismos internos quienes han contactado al OVP se conoce que algunos presos, no ha todos, se les colocó vacunas de hepatitis y durante una supervisión fueron repartidos medicamentos a quienes sufren de la tensión, mismos que fueron recogidos posteriormente.

OVP exige que los presos recluidos en el Centro Penitenciario David Viloria sean objetos de una revisión médica, además sea realizados exámenes médicos para determinar qué clase de infección mantiene a los presos enfermos.  Es de recalcar que Uribana se mantiene bajo medidas provisionales por la Corte IDH desde el 2007 y el Estado debe garantizar y responder por la vida de los presos que se encuentren en ese recinto carcelario y es por ello que OVP notificó de las muertes registradas en esta cárcel a la Corte IDH.

Prensa Observatorio Venezolano de Prisiones