Seis presos muertos en medio de violencia y desatención

La violencia carcelaria se sigue trasladando hasta los calabozos policiales donde el hacinamiento y la corrupción ha generado motines, huelgas y hasta la muerte de muchos internos, así mismo la falta de atención médica ha llevado a muchos presos a morir por enfermedades y falta de alimentación, siendo el Estado el principal responsable de estos hechos que enlutan cada vez más hogares venezolanos.

En una semana se registraron los decesos de seis presos por distintas causas, los hechos fueron en los estados Mérida, Trujillo, Anzoátegui, Guárico, Bolívar y Táchira. Además de la fuga de cuatro presos de una cárcel de la Comunidad Penitenciaria de Coro en el estado Falcón, según pudo corroborar el Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP)

En calabozos

Edwin Salazar, de 39 años de edad murió el jueves 30 de mayo, padecía de paludismo y salmonella requería ser atendido en un centro asistencial porque se sentía bastante mal y según reseña un diario local el juez que llevaba su causa había otorgado el permiso para que fuera trasladado. Salazar se encontraba detenido en los calabozos de la Guardia Nacional (GN) en la población de El Vigía estado Mérida.

Según las denuncias hechas fue precisamente la misma GN quien se negó a trasladarlo en un centro de salud y por ende el preso al no recibir la asistencia requerida su estado empeoró y murió.

Jhonatham David Cadiz Borges era un preso de los calabozos del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC) había estado presentando malestar y por ello fue trasladado al Hospital José Gregorio Hernández de Trujillo, en ese centro asistencial se complicó por lo que fue referido este 29 de mayo al Seguro Social Juan Montezuma Guinari de la ciudad de Valera, fue ingresado con insuficiencia respiratoria.

Según los medios locales consultados por el equipo de OVP el preso no recibió atención alguna y es que la propia directora de la institución Marisol Materán supuestamente ordenó que el preso no fuera atendido, alegando que estaba bien que no requería asistencia alguna, se conoció que los médicos   de guardia no estaban de acuerdo con  la medida, mientras debatían el cuadro que llevaba el preso se fue agravando y murió, al OVP le aseguraron que ni siquiera permitieron que le colocaran oxígeno.

Mientras esto sucedía hacia la región andina de Venezuela hacia el oriente la pelea a muerte entre dos reclusos hizo que uno perdiera la batalla. Edwar José Vásquez Figueroa (29)  recluso del Centro Penitenciario Agro productivo José Antonio Anzoátegui, conocido como Puente Ayala, fue sacado sin vida del recinto, presentó varias puñaladas en un costado.

OVP pudo conocer que Edwar José y otro recluso se desafiaron a muerte y cada uno con arma blanca en mano comenzaron a pelear entre sí. El preso muerto fue de los que trasladaron de la cárcel de Nueva Esparta cuando hicieron el desalojo.

El lunes 28 de mayo un grupo de al menos 30 presos rodearon a Jonathan Leiner Astro y Miguel Ángel Flores Arocha, ambos de 20 años de edad, los acuchillaron en pecho, costado y espalda con la finalidad de neutralizarlos porque eran los cuidadores de Eduardo José Rivas (28) quien fungía como pran de los más de cien presos que conviven en los calabozos de la Coordinación Policial número 4 de Poliguárico en Valle de la Pascua estado Guárico.

Se conoció que los presos apuñalearon al pran en al menos 20 oportunidades y según conoció el equipo de OVP tanto el fallecido como los heridos fueron sorprendidos mientras dormían, los heridos fueron auxiliados y sacados hasta el Hospital Rafael Zamora Arévalo de Guárico.

La quinta víctima fatal fue el 26 de mayo y se trata de Adolfo José Rodríguez Hernández (21) quien se encontraba recluido en el Centro de Coordinación Guaiparo, en el estado Bolívar. OVP pudo indagar que el suceso se registró a las 10:30 de la noche y supieron porque escucharon unos ruidos extraños dentro de la celda cuando los funcionarios observaron estaba un preso desmayado era Adolfo José.

Cuando funcionarios del CICPC revisaron el cadáver le observaron hematomas en la cabeza, además de marcas en el cuello y tras realizar la autopsia determinaron que fue asfixiado, este preso tenía apenas trece días preso por el delito de homicidio,  OVP supo que se encontraba en la celda A junto  a 126 detenidos más.

En el estado Táchira en los calabozos de Politáchira murió el 21 de mayo Ramón Arilio Villamizar Contreras (33) el recluso estaba bastante desnutrido pues no le llegaba con regularidad sus alimentos.

Según el registro de OVP fueron tres muertes violentas y tres por falta de atención médica.

Humberto Prado, coordinador general de OVP denuncia que hace una semana se registró una masacre en un calabozo policial de Acarigua estado Portuguesa que dejó como saldo 30 presos fallecidos y aunque se viene advirtiendo que estas comisarías que han sido convertidas en cárceles transitorias por Iris Valera quien no otorga los cupos a los penales y que el hacinamiento es un factor de mucho peligro para que se registren este tipo de hechos violentos, donde además se proliferan las enfermedades y donde la corrupción galopa por parte del Estado no hay respuesta ni intención alguna por una solución.

Prado advierte que en estos calabozos no se cumplen las mínimas condiciones para tener recluidos a una persona más de 48 horas que es precisamente lo que expresa la ley sobre la permanencia de privados de libertad en los calabozos. Exige al Estado que instruya a los encargados del Ministerio de Asuntos Penitenciarios a que se deshacinen los calabozos y se comiencen hacer traslado hacia los penales.

Cuatro fugados de Coro

La noche de este 31 de mayo se fugaron cuatro presos de la Comunidad Penitenciaria de Coro, estado Falcón, todos ellos penados.

Según la información que pudo recabar OVP es que se escucharon unos disparos dentro del penal y los funcionarios de la Guardia Nacional hablaron con José Gregorio Méndez, director del penal para saber qué era lo que pasaba y este fue quien indicó que al parecer había una fuga, autorizando el pase de los castrenses y de inmediato se hizo el conteo de los privados de libertad, efectivamente faltaban cuatro.

Una fuente que prefirió no develaran su identidad le relató a OVP que los presos fueron maltratados para que estos delataran a sus compañeros y fue así que unos hablaron e indicaron que se habían ido por el sistema de alcantarillado del penal, cuando fueron a realizar la inspección tanto en la parte interna como externas ambas tapas de alcantarillas estaban movidas, hacía rato que se había perpetrado la fuga.

Los presos fugados fueron identificados como: Anthony José Bravo Salas, está penado a 15 años y dos meses de prisión por el delito de violencia sexual, violencia psicológica, asalto a transporte público y asociación para delinquir, su causa es del 2013, fue trasladado e ingresado a este penal  el 27 de agosto del 2015, Antoni José Labarca Labarca, fue penado a 15 años de prisión por violencia sexual, violencia psicológica, asalto a transporte público y asociación para delinquir fue detenido en el 2011 y fue ingresado el   de abril del 2016, Miguel Enrique Morales Urdaneta, está penado a 19 años y 4 meses de prisión por los delitos de , violencia psicológica, asalto a transporte público, asociación para delinquir, aprovechamiento de vehículo proveniente de robo, aprovechamiento de cosas proveniente del delito y porte ilícito de arma de fuego, fue detenido en el 2011 e ingresado al penal el 26 de junio del 2014, estos tres detenidos vienen de Centro de Arrestos y Detenciones Preventivas del Marite del estado Zulia, el cuarto recluso fugado es Ángel Rafael Romero Sabariego, penado a 8 años de prisión por el delito de homicidio intencional simple y aunque fue detenido en el 2013 a este penal ingresó el 27 de julio del 2015 proviene del Centro Penitenciario Agroproductivo de Barcelona estado Anzoátegui, mejor conocido como Puente Ayala.

En la búsqueda  se mantienen funcionarios de la Guardia Nacional y custodios penitenciarios y OVP pudo conocer que a las 8 de la noche del 1 de junio a casi las 24 horas de haberse perpetrado la fuga funcionarios de la guardia asesinaron a uno de los cuatro fugados se trata de Anthony José Bravo Salas, el hecho fue vía la Sierra de Coro en el estado Falcón, aún se mantiene prófugos tres privados de libertad.

Es de resaltar que la Comunidad Penitenciaria de Coro tiene una población de 2.233 presos y el 77 % de los privados de libertad que allí albergan son de otros estados como Zulia, Trujillo, Lara y Ciudad Bolívar. La capacidad instalada para este penal es para 980 presos y existe una sobrepoblación un hacinamiento que llega a 128 %.

En el estado Falcón la mayor cantidad de presos que son de esa región y que deberían estar en está cárcel reposan en calabozos de la Policía estadal, GNB, CICPC, SEBIN y DGCIM.

El coordinador general de OVP señala que cada preso debe estar en el estado que le corresponde es decir en su penal de origen donde se encuentra su causa judicial y reitera que los presos deben ser sacados de los calabozos en donde no existen las condiciones mínimas para su permanencia y ser trasladados hacia penales.

Prensa Observatorio Venezolano de Prisiones