Noticias

Seis días sin comida tienen los presos de la Mínima del Complejo Penitenciario de Carabobo

El cambio del director trajo también cambios para los privados de libertad recluidos en la Mínima del Complejo Penitenciario de Carabobo, mejor conocida como cárcel de Tocuyito, donde por orden de la nueva autoridad los reclusos fueron despojados de los pocos alimentos que les llevan sus familiares, medicinas y útiles de aseo personal.

Según informó una fuente de toda credibilidad al equipo del Observatorio Venezolano de Prisiones en el estado Carabobo, el nuevo director, Ander Ávila, inició su gestión esta semana ordenando requisas en las celdas y decomisando los alimentos que les llevan los familiares cada quince días – durante la semana flexible-, a sus seres queridos.

“Para nosotros es sumamente doloroso ver cómo se violan todos los derechos de nuestros muchachos, que aunque cometieron un error ante la sociedad, ya lo están pagando al ser privados de libertad, sin embargo, ellos son constantemente vejados, como acaba de suceder esta semana, cuando les quitaron la poca comida que les hemos llevado, las medicinas que bien caras están y hasta la pasta dental y jabón de baño”, dijo una madre angustiada.

Los familiares denunciantes hicieron un llamado al nuevo director del penal, a la Ministra del Servicio Penitenciario, Mirelys Contreras; a la Defensora del Pueblo delegada en el estado Carabobo, Norma Rodríguez, y al mismo Fiscal General de la República, Tarek William Saab, para que hagan respetar los derechos humanos de los privados de libertad.

“Ellos, como todo ser humano, necesitan alimentarse y como bien sabemos el Estado venezolano no responde con la comida de sus reclusos, en las cárceles lo que reciben una vez al día es agua de arroz, agua con bollo, o de vez en cuando granos, así que los familiares hacemos el esfuerzo, con los pocos recursos que tenemos, para llevarles algo de comida, sus medicinas e implementos de aseo personal, así que es injusto que se las quiten”, señaló otra madre.

Recalcaron que aunque son presos, ante todo son seres humanos, que necesitan alimentarse para poder hacerle frente a la cantidad de enfermedades que aquejan a la población penal, como la desnutrición y tuberculosis, enfermedades que actualmente son la principal causa de muerte en los centros carcelarios del país.

Para concluir, los familiares de los privados de libertad de la Mínima del Internado Judicial de Carabobo propusieron, “si el gobierno a través del Ministerio de Servicio Penitenciario no alimenta a los privados de libertad, como es su deber, entonces que les permitan tener su cocinita, sus alimentos, y que ellos mismos hagan su comida”.

Prensa Observatorio Venezolano de Prisiones