Noticias

Murieron dos presos en el CPO del Táchira

En horas de la mañana de este viernes 13 de junio, falleció un recluso identificado como Andrés Uribe, de 70 años, quien padecía problemas de hipertensión arterial y enfermedad pulmonar crónica y se encontraba detenido en el Centro Penitenciario de Occidente (CPO), ubicado en el municipio Córdoba del estado Táchira.

De acuerdo a lo informado al equipo del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), la víctima se encontraba en la cárcel desde el 11 de septiembre de 2019, por delito de violencia contra la mujer.

Igualmente, se conoció que en el CPO, cárcel en la que actualmente se encuentran 1.150 presos, han denunciado a OVP  que existen situaciones graves y delicadas con los privados de libertad, puesto que no hay comida y unos 300 reclusos presentan cuadros de diarrea y fiebre. Asimismo, se conoció que la mayoría de los internos pesan menos de 50 kilos por lo que hay cuadros severos de desnutrición.

El cadáver de Andrés fue ingresado a la morgue del Hospital Central en la ciudad de San Cristóbal, donde los patólogos le realizarán la autopsia legal para determinar a ciencia cierta la causa del fallecimiento.

Ese mismo viernes en horas de la tarde en el CPO I se registró un segundo deceso y se trata de Néstor Aguilar, de 54 años de edad. Este preso había sido trasladado al Hospital, pero horas después falleció.

Sobre la causa de la muerte de Aguilar, en el centro asistencial indicaron que padecía de una desnutrición severa, situación que fue ratificada por sus familiares.

Vale recordar que a finales del 2019 los internos tomaron el control de este penal para protestar por la falta de alimentación y Otras penurias que padecen a diario.

Carolina Girón, directora del OVP, afirmó que es lamentable la situación que están enfrentando los privados de libertad en distintos centros penitenciarios del país, quienes además de tener suspendida la visita de sus familiares, no se les proporcionan comida ni atención médica oportuna.

Prensa Observatorio Venezolano de Prisiones 

Foto: Archivo cortesía